El Caballito de Mar


Los caballitos de mar traen el mensaje del amor verdadero. Su forma de reproducirse es muy romántica; nadan abrazados, con las colas ligadas, cabeceando el uno contra el otro. Con su comportamiento y su cuerpo ejem­plifican el enamoramiento, que es hermano pequeño del amor incondicional o verdadero.

Si el amor que sientes por alguien te sugiere posesión y hay alguna dependencia, entonces es amor romántico. El amor ver­dadero por alguien solo desea que el otro viva como crea que debe vivir, solo desea lo mejor para él y hace sentir unido independientemente de si el amado vive contigo o sin ti.

Además, el amor es libertad. Cuando amas te libras del miedo. El miedo es una esclavitud, es un peso que te impide volar. El amor quita densidad, hace a la materia más transparente, más brillante y nítida, y la disuelve. El amor no es espíritu, pero es su síntoma. Es lo que siente tu alma cada vez que tu conciencia está abierta y fortalecida.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *