El Perro


el perro-animales totémicosEl perro nos habla de la lealtad, nos es fiel, nos trata constantemente con el cariño y la dulzura del mejor amigo. Nos sirve voluntariamente, siente auténtica devoción a pesar del trato que pueda recibir de cualquiera de nosotros y no es por estupidez, ni es servil por miedo, sino que posee una profunda y compasiva comprensión de los defectos humanos. Su corazón está empapado de una absoluta tolerancia y solo pide ser útil.

El ser humano todavía busca el momento en el que se domesticó al primer perro y no lo encontrará. Es algo que está en su esencia. Hoy en día, todavía hay razas en los hielos que sirven en verano a las tribus de hombres, cazando y arrastrando el trineo, y los seis meses de invierno vagan en libertad hasta que un nuevo verano los lleva de nuevo a los núcleos humanos para ser útiles. No es servilismo o domesticación, es la innata lealtad, es el servicio voluntario al humano lo que los mueve.  El perro vive por y para la mirada y los gestos de su amo, está calado por sus emociones, se ha hecho uno con él. Por eso a veces parece que lo comprende todo, como si leyera el pensamiento. No es exactamente el pensamiento lo que lee, son las emociones; las percibe y las hace suyas. Empatiza com­pletamente con su amo, se adapta a lo que él desee. ¿Qué puede querer un humano de él? En los tiempos pretéritos, que cazara o que cuidara rebaños, hoy quizás defensa, rastreo, o lo que más se les pide; compañía. Aunque da más que simple compañía, da amor incondicional y verdadero. Porque ve lo que tu razón te impide ver de ti mismo: tu bondad oculta, tu unicidad como ser pensante, tu auténtica importancia en el universo.

No puedes ser leal honestamente a nadie, si antes no eres leal contigo mismo. ¿A qué das más importancia, a tus opiniones sobre ti mismo o a lo que los demás opinan de ti? Si la respuesta es a lo que los demás opinan de ti, actúas supeditado a la voluntad de otros, te traicionas, no actúas según tu criterio sino sobre el criterio ajeno. Aprende a serte fiel, como un perro te es fiel, aprende a ser tu mejor amigo que es el requisito previo y necesario para ser fiel a los que te rodean, y más tarde, a toda la humanidad.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *