La Vaca y el Toro


la vaca-animales totémicos

La vaca es el antecesor de la moneda de cambio en la antigüedad. «Pecunia» que es “dinero” en latín, significa originariamente ‘ganado’. El mensaje de la vaca siempre ha sido la riqueza; siempre se ha considerado la fuente de mayor sustento de la humanidad. Con su actitud generosa nos regala la abundancia, sin huir de su destino, con mansedumbre.

Es símbolo de rique­za y abundancia, riqueza de espíritu en el plano simbólico. La serenidad interior la impregna, está satisfecha de su caminar por la tierra pues al pacer la huele, besa el suelo que pisa, acaricia la hierba, la tasta con la lengua. La paz interior brilla a través de sus ojos maternales. Son agradecimiento y oración entendida como percibir las pequeñas cosas del ahora con atención plena. La gra­titud inunda su corazón y lo expresa con sus mugidos.

El toro bravo que acomete con vigor es el lado oscuro de cada cual o la parte animal, y en las corridas de toros españolas, el torero es la conciencia, siempre alerta, llevando las riendas del enfrentamiento, lidiando, sorteando con habilidad los envites y no dejándose arrollar por su propio lado terrenal u oscuro. El toro es tu lado terrenal que te tienta, te evalúa, pone de manifiesto tu grado de atención y tu nivel evolutivo.

Vaca y toro son los dos lados de un mismo mensaje. Comprender y dialogar con tu toro bravo con plena atención, escuchar a tu ira cuando surge, centrarse en ella, observar y tratar de comprenderla, es el secreto de la vida interior; no huyendo de lo que en ti es toro, enfrentándote al conflicto con tu capacidad de lidiar y rumiar, viendo el lado bueno del lado oscuro, agradeciéndole su lección y viendo a todos tus estados emocionales un sentido.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *