Porqué los animales son nuestros maestros


Los animales me hablan » Arquetipos Animales » Porqué los animales son nuestros maestros

Habrás oído que los animales son maestros y sanadores, ¿Pero qué diferencia al animal del humano?

La Antroposofía sostiene que los animales no tienen mente, y por tanto no saben lo que son, no se reconocen siendo lo que son, pero sí sienten lo que son, que son sensibles, (animal viene del latín ánima que también es alma o sensibilidad) ellos sienten.

La Antroposofía sostiene que los animales no tienen posibilidad de conciencia propia (sí hay una conciencia grupal, de especie, pero no individual como la nuestra), no perciben que nacen, crecen y mueren, no se observan viviendo.

Desde la Comunicación Animal se sostiene que esto no es así, y apuntan que cada vez más estudios científicos hablan de la inteligencia y la conciencia de los animales, tanto en grupo como individual, aunque quizás, los comunicadores animales perciban como una ofensa que se sostenga que no tienen mente, pues la mente está sobrevalorada en esta sociedad, y tener mente se vive como si nos hiciera superiores al resto de los seres naturales.

                                                     

Sin embargo, quizás lo que los comunicadores animales constaten con cada comunicación es que su forma de conciencia es asombrosa, y de ello deducen que deben tener mente. Quizás esa forma de conciencia asombrosa se deba a que ellos son sentimientos en estado puro, y eso es una forma de conciencia para percibir el mundo tan válida o más que la mental.

Quizás esta controversia sucede porque la mente nos hace creer que es la que nos ayuda a comprender la vida, aunque se ha estudiado que tan sólo es una herramienta: la vida también se puede comprender con lo emocional, lo sensible y la intuición y ese lado es el que compartimos con los animales.

Sea cual sea nuestra creencia, lo único cierto es que los animales no juzgan y no mienten. Viven siendo lo que son y por ello llevan una vida más sabia que la nuestra. Su comportamiento o punto de vista como especie es la expresión de su alma sabia y sincera.

La Comunicación Animal sostiene que sí tienen personalidad propia, aunque la Antroposofía insiste en que está sujeta en última instancia al alma grupal que les lleva a tener el mismo comportamiento como especie. Lo que es cierto es que, si quedan traumatizados, sólo sufren cuando están ante el objeto del trauma, el resto del tiempo viven con el corazón abierto y siendo lo que son, en el ahora y sin dobleces.

ave-ATT00004

Nosotros tenemos la difícil tarea, según la Antroposofía, de tener una conciencia individualizada, de tener un punto de vista propio, siendo cada individuo nuestra propia especie. Lo cierto es que nosotros sí emitimos juicios según si algo nos va bien o mal, y hacemos un mal uso del miedo porque en la infancia nos programan con la información de mala calidad de nuestro legado familiar que va construyendo poco a poco una coraza con la que interpretamos la realidad de lo que está pasando con esos programas grabados a fuego. Por tanto, proyectamos fuera lo que nos satura por dentro, y eso nos hace sentir separados, tan centrados en nuestro miedo que nos alienamos de nosotros mismos y lo que nos rodea, lo que nos resta vitalidad.

Eso nos hace vivir en la escasez, viendo a la naturaleza, la abundancia que nos rodea, y a los animales como una propiedad privada para el propio sustento, así tratamos a los animales como objetos, aunque ellos no se resisten, porque son puro amor, y esperan con paciencia a que despertemos y conectemos con la vida, y dejemos de proyectar y temer, y vivamos desde quienes realmente somos.

Mientras tanto, ellos van abriendo nuestro corazón poco a poco, porque como animales tienen más sabiduría y más conocimientos que nosotros, que estamos perdidos en algún lugar en el interior de nuestra coraza. Pero nuestra tarea es la más difícil, ellos lo saben y esperan a que despertemos con amor y una enorme paciencia.

hormiga-ant-2634259_960_720

Por eso, los animales son maestros profundos, nos enseñan a reconectar con la vida, a vivir desde la alegría y la magia, porque todo es posible, todos somos iguales y todo está unido. Para reconectar con la tierra, comunicarse con animales es la clave, ellos nos enseñan a conectar primero con el propio corazón. Ellos se amoldan al mundo que hemos creado sin la coraza que nosotros sí nos creamos, y por eso, nos enseñan a abrir el corazón, y ver la coraza. Cuando somos capaces de ver la coraza, le quitamos el poder y accedemos con facilidad a quiénes realmente somos.

En esta web hay un curso en forma de 2 vídeos y 1 meditación, que nos conecta a los 8 animales que pueden enseñarnos a ver nuestra coraza, quitarle el poder y alinearnos con nuestro YO auténtico, para vivir desde la alegría y descartar el sufrimiento como motor de nuestra evolución.

Si esto te interesa, el curso “La Espiral Sagrada” es para ti. Se trata del 2º curso online de la página “cursos” de esta web, que te enseñará a vivir la vida como la viven los animales.

Accede al Curso aquí

 

 

 

La-Espiral-Sagrada

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
losanimalesmehablan.com