¿Qué animal soy? Chamanismo y Animal de Poder


Los animales me hablan » Arquetipos Animales » ¿Qué animal soy? Chamanismo y Animal de Poder

Os comparto el 8º «El Amor que nos Rodea», la sección de Concha Romero del Toro en el podcast Plumas en los Bolsillos, un programa dedicado a los animales y el bien que hacen a nuestras vidas.

El Título: ¿Qué animal soy? Chamanismo y Animal de Poder en la que hablamos del fenómeno del Chamanismo y sus rituales, y os contamos qué animal somos y cómo averiguarlo.

el amor que nos rodea

¡Que la conciencia animal te guíe!

Si te interesa comprender mejor a los animales y el amor que son, la sección «El Amor que nos rodea» está inspirada en el curso «Las 7 Leyes de los Animales»

Por si eres más de leer:

Antes de hablar de qué animal somos, que es un tema que me toca muy de cerca, me gustaría hablar de chamanismo y el animal de poder, porque cuando la gente me oye decir que me dedico a interpretar arquetipos de animales, enseguida me relacionan eso.

Yo considero que este es un tema muy delicado, hay quien me ha llamado madre chamana, hasta incluso intenté identificarme con ese apelativo, pero me duró poco, porque no me sentía cómoda… un Chamán es un sanador, un maestro, y un mensajero que tiene acceso a visiones.

Hoy en día se usa mucho este término, y nos encontramos con personas que se auto consideran chamanes porque tienen un tambor, o han hecho un curso de chamanismo.

Pero ser chamán es un poco más complejo.

El chamanismo es el recuerdo, del antiguo pacto que unía a los animales con los hombres, en un pasado muy lejano de nuestro planeta. El Chamán es el que comunica o hace de puente con el alma de los animales y la naturaleza, pero esto implica tener un gran dominio del Ego, pues las capacidades para hacer de mediador, permiten conocer el código de acceso a los engranajes más sutiles, y sitúan ante un poder que el Ego puede usar y abusar para su propio beneficio.

Así el Chamanismo bien comprendido y bien practicado, cosa que es menos frecuente de lo que parece, es un camino que conduce a una enorme toma de conciencia, pues favorece la comunión entre especies y la vuelta a ver la vida como algo sagrado. Sagrado es una palabra que usaré hoy mucho y significa que está lleno de sentido.

Pero no es mi intención, de verdad que no quiero, que nadie se sienta mal o se ofenda, yo entiendo que el romanticismo, la sabiduría, el misterio, o el misticismo que evoca la palabra chamán es muy atrayente, y a veces se usa para que los posibles clientes te encuentren o para que entiendan a qué te dedicas.

Aunque en mi opinión, es más correcto decir que se practica el chamanismo o que se trabaja con herramientas de inspiración chamánica, pero no que se es un chamán.

El término chamán se acuñó cuando unos occidentales exploraban la Rusia salvaje, y se encontraron con poblaciones indígenas en Siberia que usaban ese nombre para describir a su hombre o mujer medicina, que era el practicante espiritual del poblado, y tenía herramientas y rituales para comunicar con la naturaleza, mediando entre los espíritus naturales y los indígenas de su comunidad.

Así que, para empezar, chamán e indígena son términos que van unidos. Y para acabar siendo un auténtico chamán, un anciano hombre o mujer medicina que sea indígena, debe enseñarnos no sólo toda su sabiduría sobre plantas, y prácticas espirituales, sino además su método de auto conocimiento y auto educación, y ampliar suficientemente nuestra conciencia para acabar siendo tan sabios como él. Y eso son muchos años…

De hecho, ningún auténtico chamán de una tribu indígena intacta se llama a sí mismo chamán, primero, porque no se consideran importantes y no suelen llamarse a sí mismos nada, porque son personas humildes, y segundo porque prefieren el término hombre o mujer medicina, porque lo que se persigue con estas prácticas es la sanación entendida como volver a la armonía perdida, y la sensación de que todos somos uno y todo está unido.

Ellos viven en constante comunión y comunicación con todas las fuerzas naturales y todos los seres que les rodean, y siguen las 7 leyes de la naturaleza, siendo un ejemplo de armonía y de experimentar la vida con el hemisferio derecho, el hemisferio del corazón, que se siente unido a todo y a todos, y usa la telepatía y la intuición más que las palabras, por tanto coopera y comparte en vez de competir u obligar, está al servicio de lo natural y lo espiritual en vez de manejar él esas fuerzas, e interpreta los símbolos de los viajes con sabiduría y amor en vez de con el Ego.

Un Chamán es un sanador, que primero se ha sanado a sí mismo, es una autoridad moral, un sabio que ha atravesado una larga y difícil iniciación, que le hace conocedor de la medicina ancestral y de una sabiduría profunda. Ha necesitado muchos años de trabajo interior; como sanar su pasado, y aprender a transformar sus experiencias en sabiduría, mirándolas desde el sentido elevado que tienen, para luego servir con entrega.

Se ha entrenado en estados alterados de conciencia y conexión con los mundos espirituales, y espíritus Guías en el mundo no ordinario, que permiten canalizar cualquier tipo de energía sanadora, para aliviar el dolor tanto físico como emocional de todo el que pide su ayuda.

Como veréis, en ningún momento he hablado de remuneración o recompensa por la labor hecha, sino sólo de amor y servicio en toda su amplitud.

Para todo ello el chamán ancestral emplea diversos rituales.

Un ritual de chamán consiste en que pide a los Espíritus Guías del mundo no ordinario que actúen a través de él y suelta la experiencia permitiendo ser el canal con cánticos, ritmos, visiones y danzas inspiradas en ese momento. Ha de ser capaz de que su mente no interfiriera y continuar así hasta que se lo indiquen sus Guías. Así la acción incomprensible desde el punto de vista de la razón, va a aliviar el sufrimiento de alguna manera al receptor de la canalización.

Por tanto, usa herramientas y rituales como cánticos repetitivos, rítmicos o vibrantes para entrar en estados alterados de conciencia que abran el hemisferio derecho y apaguen o bajen el volumen del hemisferio mental y así comunicar fácilmente con los espíritus naturales, ya sea de plantas o espíritus animales que van a colaborar en la sanación.

Ellos distinguen dos estados del Ser: la Vida Ordinaria: cuando vivimos identificados con nuestro personaje o ego en el día a día, que interpreta y juzga la realidad con nuestro punto de vista, es decir cuando el cerebro emite ondas beta y el hemisferio izquierdo o mental es el que domina.

Y también los mundos no ordinarios, que podrían llamarse mágicos, en los que la veneración por la madre tierra y el animismo fomentan la comunicación a niveles profundos con los espíritus elementales, animales y vegetales, y los espíritus Guías. Estados a los que se accede poniendo el cerebro en ondas alfa o más profundas, que son las adecuadas para que el hemisferio derecho coja las riendas y se abra, bajando el volumen al lado mental.

Para alcanzar estos estados con las ondas adecuadas se practica el abandono consciente de la vida ordinaria. En el Chamanismo indígena se suelen usar sustancias extraídas de jugos de ciertas plantas psicotrópicas o enteógenas para eso.

Los psicotrópicos o los enteógenos como el peyote o la ayahuasca, son muy útiles para liberar el hemisferio derecho y apagar el racional, y facilitan conectar con la vida desde otros lugares. Es decir, que contribuyen a liberarnos de las ataduras del ego y la razón, y a sentirnos conectados. Pero no todo el mundo está en condiciones de usar estas sustancias para apagar el hemisferio mental y liberar el hemisferio derecho; porque el viaje que se experimenta puede ser desagradable si nuestra mente estaba en un estado muy rígido, o muy paranoico, o si en ese momento teníamos miedo, porque los enteógenos pueden amplificar esos estados emocionales y hacernos pasar un muy mal rato. Además, en nuestra sociedad tan angustiosamente mental, solemos hacernos adictos a todo lo que nos hace bajar el volumen de la mente y estas sustancias conllevan este peligro.

Pero, la buena noticia, es que no es necesario recurrir a estas sustancias enteógenas para abrir el hemisferio del corazón, también se abre gracias a relajaciones profundas, o el ritmo hipnótico de los tambores, para llegar a las ondas cerebrales adecuadas, y una vez estamos en el estado adecuado se hacen los viajes a los mundos no ordinarios o espirituales para encontrarse con los guías o espíritus animales que acudan, usando visualizaciones guiadas y soltando el momento.

Porque los viajes se inician con la imaginación, pero hay un momento en que se suelta lo que está pasando, por lo que un viaje es una mezcla entre sensaciones intencionadas y no intencionadas, y con las últimas es cuando ocurre, con imágenes o palabras que sabemos que no hemos puesto ahí con nuestra imaginación, que sencillamente están ocurriendo, eso sería abrirse a la clarividencia para recibir los mensajes. Por tanto, hay que bajar el volumen a la mente, des identificarse del Ego y elevarse sobre la vida ordinaria viendo los problemas desde una perspectiva más imparcial, abriéndonos a la intuición o la telepatía, ambas, herramientas del hemisferio derecho.

Hoy en día, el acceso a la comunicación con los animales y otros seres de la naturaleza se está abriendo en nosotros de forma natural y cada vez es menos necesaria la figura de un chamán o un mediador. Afortunadamente, estamos encontrando formas de bajar el volumen a la mente y acceder a nuestras capacidades del corazón o del hemisferio derecho, la clarividencia, la telepatía, la intuición, la inspiración e imaginación, el sentir que estamos unidos y sentir lo sagrado de la existencia, todas herramientas del espíritu, mientras que, desgraciadamente, otro sector de la población se aferra con compulsión y más rigidez a lo mental que se está volviendo frenético y da la sensación de que en vez de avanzar, retrocedemos, pero cada uno desde nuestro libre albedrío elegimos en qué lado nos colocamos.

En este punto, creo que ya se intuye, que, aunque uso inevitablemente prácticas chamánicas, no me considero en absoluto una chamana, sino una persona que trata de abrir su hemisferio derecho y conectar a niveles profundos con el amor que la rodea.

Así que, ahora sí, voy con el tema de qué animal somos… Es innegable que hay una relación muy profunda entre el Chamanismo y los tótems animales. El Chamán ancestral conecta, entre otros espíritus elementales y naturales, con los espíritus animales, porque, y no me cansaré nunca de repetirlo, ellos son unos guías muy sabios. Suele conectar con el espíritu de una especie que tiene unos poderes que son necesarios en ese momento para la sanación que se está solicitando. Y esos espíritus animales acuden con todo su amor para ayudar en lo que sea necesario.

Y antes de seguir, voy a explicar la diferencia entre animal de poder, animal totémico y arquetipo animal:

El Animal de Poder no es el animal favorito o con el que tenemos afinidad, sino un espíritu de ayuda animal que acude a nosotros, por ser el más adecuado en este momento de nuestro proceso. Este animal de poder puede ser 1.-permanente, es decir, un espíritu animal que nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida, nos define o su poder es nuestro poder, 2.-puede ser temporal, es decir que este espíritu animal nos acompaña y ayuda en las lecciones vitales que estamos atravesando en estos momentos, 3.-o puede ser un animal de poder sombra, es decir un espíritu animal que viene a llamar la atención acerca de elementos en la sombra como algún miedo o algún patrón de comportamiento inconsciente o automático que no queremos o no podemos ver.

El nombre animal de poder proviene de la certeza de que la forma de vivir su vida, o su punto de vista como especie, es su poder, que podemos identificar como nuestro cuando conecta con nosotros y miramos en nuestro interior.

En cuanto a Animal Totémico:  la palabra Tótem significa el centro del mundo y el tótem se colocaba ancestralmente en el centro del poblado, representando la conexión entre tierra y cielo y todo lo espiritual, lo vertical o profundo en nosotros; porque suele ser un palo alargado y tallado con símbolos importantes para la comunidad que se planta en tierra. Por lo tanto, el animal totémico es el animal que define nuestro centro, nuestro espíritu, o nuestro Ser auténtico, podríamos llamarlo también nuestro animal de poder permanente, es el que describe nuestro corazón en este camino por la vida.

Y Arquetipo: en cambio es un modelo, una imagen o un símbolo en la mente de cada uno de nosotros que evoca el mismo mensaje a nivel colectivo. Por lo que, los animales con su comportamiento como especie (leído éste en lenguaje simbólico) evocan esos arquetipos. Así, los animales pueden ser usados como imagen ancestral con un sentido universal, es decir, una imagen comprendida por todos, que forma parte del inconsciente colectivo, que ha sido usada, por ejemplo, en los cuentos de hadas o en los relatos mitológicos, o en mi caso para el crecimiento personal porque el arquetipo de cada animal aporta claves para que los que conectan con ellos se conozcan y reconozcan.

Según el Libro El Alma de los animales de Daniel Meurois, que esun explorador de lo espiritual con la capacidad de hacer viajes astrales, del que ya hemos hablado;

«Cada persona posee una señal (que es percibida por los animales), como una cualidad o energía de una forma animal. Este animal está impreso en su comportamiento como una guía desde el nacimiento. El hecho de ser consciente de esto es estar ligado a la fuerza primordial de la naturaleza y tener la posibilidad de comprender la vida. Ese animal es como un hilo conductor por el que remontar hacia la propia esencia. De ahí la importancia de conocer y conectar con los animales guía.»

ya lo leí en otro programa, pero me parece importante volver a leerlo: también dice; «Aprender a amar a los animales es aprender a amarnos a nosotros mismos.»

Y también; «Los humanos no realizaremos ningún retorno hacia nuestra propia fuente sin aceptar primero volver a encontrarnos como los compañeros de ruta que fuimos antaño con los animales, porque ellos son una de las claves por las que nuestro corazón se abrirá.»

Por lo tanto, los animales ya sea presencialmente, o contactando con su espíritu o comunicando con la telepatía, son mucho más importantes de lo que nos creemos para nuestra evolución como individuos y como especie, porque están en nuestra esencia más íntima.

Primero, porque como ya he dicho en otros programas, ellos viven desde la conciencia del corazón, la misma conciencia que tenemos albergada en nuestro hemisferio derecho y que en nosotros está oscurecida o eclipsada por el hemisferio mental, y para sobrevivir como especie, estamos en una etapa evolutiva en la que necesitamos más que nunca abrir este hemisferio y volver a sentirnos unidos a todo y a todos y sacralizar la vida ordinaria tal y como los animales lo hacen, vivir en el ahora y ser el amor que somos, y ellos nos enseñan con su ejemplo.

Además, porque los animales con su forma de ver la vida, con su punto de vista como especie, (trasladado al lenguaje simbólico), nos apoyan trayéndonos mensajes, lecciones o claves que necesitamos aprender, y nos ayudan a observar nuestro interior y a conocernos, identificando nuestro propio poder que es el del animal que sale a nuestro encuentro para que creamos en nosotros mismos y nos amemos, como base para amar todo lo demás.

Pero lo más importante, porque nuestro corazón tiene un poder semejante al de un arquetipo animal que nos define.

Una de las formas de conectar con ellos, es en los sueños. Si un animal aparece en ellos es un aliado de fuerza con el que hemos conectado. En ese caso podemos averiguar sus lecciones, buscar lo que significa para nosotros, y las claves que pueda habernos indicado en el sueño. 

Otra forma de tener un encuentro con el animal totémico es prestando atención a los encuentros en vivo con animales en la ciudad o sobre todo en la naturaleza… si el animal se topa con nosotros puede ser nuestro animal de poder o tener mensajes para nosotros.

Otra forma de tener esos encuentros es a través de la cartomancia. Una tirada de cartas de animales de poder es un oráculo muy fiable que nos pone en contacto con nuestros poderes a través de los poderes de los animales, propiciando encuentros con los animales a los que nos parecemos, o de los que extraeremos las lecciones que necesitamos. No es adivinatoria o supersticiosa, sino que nos pone en contacto con nuestro interior y fomenta el crecimiento personal.

Y ya para acabar quisiera contaros mi primer viaje de inspiración chamánica que hice yo sola en casa:

Mi primer contacto con el Chamanismo fue a través de la lectura del libro En la senda de chamán”, de Tom Cowan, hace muchos años, un libro que me fascinó porque era una guía exhaustiva de las herramientas que usan los chamanes, por aquel tiempo no sabía nada de los dos hemisferios que tenemos, pero sí de relajaciones y ondas cerebrales, y como ya conocía a mi animal tótem por aquel entonces, que es el toro, pues decidí en casa hacer mi primer viaje yo sola.

Me preparé, hice la relajación y llamé a mi Toro para que me acompañara, y le pedí que me llevara donde él quisiera, me subí en él y me llevó a la orilla de la playa y allí me presentó a un ser diminuto pero muy poderoso que me dijo que era el espíritu del océano, era una Diosa, era femenina. Este ser me pidió que le acompañara donde moran las bestias y me llevó de viaje a las profundidades del océano. Fue espectacular.

Conectar con el océano es importante porque es simbólicamente como conectar con nuestro lado inconsciente y en él no sólo están los miedos y la sombra, el subconsciente, también está el supraconsciente, las capacidades espirituales que aún tenemos dormidas, que están ahí en potencia. Quizás el océano, que es el útero del planeta, pues en él se gestó la vida, es el símbolo de nuestro hemisferio derecho y sus capacidades dormidas, que ya es hora de despertar como humanidad para retornar a la armonía, al amor que somos y sentir el amor que nos rodea.

Si te interesa verlo entero: está en You Tube

Si te interesa oírlo entero: también en IVOOX

Si quieres oír más programas, los puedes encontrar en esta web

Si deseas una tirada de cartas de animales guía gratuita, haz click aquí

Si eres más de buscar a tus animales de poder con métodos ancestrales, haz click aquí

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
losanimalesmehablan.com