Salud Animal


Ya está aquí la nueva entrega de «El Amor que nos Rodea», la sección de Concha Romero del Toro en el podcast Plumas en los Bolsillos, un programa dedicado a los animales y el bien que hacen a nuestras vidas.

Su Título: Salud Animal un programa en el que sentamos las bases de la salud en perros y gatos, un sencillo consejo; administrar la dieta adecuada a su constitución como carnívoros, basada en la carne cruda.

el amor que nos rodea, sección de plumas en los bolsillos

Que la conciencia animal te guíe!

Por si eres más de leer:

Hoy la sección hablaré de cual es la base de la salud en perros y gatos, lo más básico, como un consejo veterinario, que consiste en mucho ejercicio al aire libre y la comida adecuada; es decir, una dieta carnívora natural, porque ambos son carnívoros.

En el caso del Perro:

La alimentación actual del Perro a base de comida casera o piensos desnaturalizados va en contra de su propia naturaleza y, además, suele llevar una vida junto a nosotros bastante sedentaria.

El secreto de su salud consiste en una dieta carnívora. El perro pertenece al grupo de los carnívoros y en estado salvaje se alimenta de carne CRUDA. Su anatomía está adaptada a este régimen; con dientes poderosos para desgarrarla, un estómago pequeño y muy musculoso, un intestino corto que asegura que la carne no se pudrirá dentro de él y con potentes jugos gástricos y saliva antiséptica para disolver la proteína. Por todo ello está preparado no sólo para la carne cruda sino también para la carne pasada, que ha iniciado el proceso de putrefacción y la de animales enfermos; carne que a nosotros nos sentaría mal.

Además, como el estómago del perro es pequeño, sólo puede ingerir pequeñas cantidades de alimento por vez por lo que una de las reglas de oro para el perro es: Dar pequeñas cantidades muchas veces al día, de alimentos muy concentrados, sobre todo de carne cruda.

Si damos de comer al perro las sobras de casa estamos haciendo sufrir su intestino con alimentos que no puede digerir, nosotros sí podemos, pero ellos no. Existe la creencia popular y falsa de que, si alimentas a tu perro con carne cruda, se vuelve un “asesino”. Está ampliamente demostrado que eso no es así.

Para los humanos es totalmente antinatural porque nosotros somos omnívoros y nuestro digestivo es muy largo y está preparado para la mezcla de nutrientes diferentes en grandes cantidades, pero no lo está para comer carne cruda. Nosotros hemos de cocinar los alimentos para asimilarlos mejor, pero al perro eso no le hace falta.

El pienso seco es un alimento industrial hecho a base de alimentos desnaturalizados y baratos, y en las carnes enlatadas con verdura y gelatina que venden en los supermercados, el contenido en carne es escaso. Además, ambos llevan conservantes químicos, e irritan la mucosa digestiva.

Un perro alimentado incorrectamente vive infestado de parásitos, despide mal olor corporal, tiene mal aliento, envejece prematuramente y sus dientes están ennegrecidos por una espesa capa de sarro. Todo esto se consigue a base de dar de comer al perro dieta humana o el alimento industrial desnaturalizado que son los piensos.

La sabiduría popular dice que es bueno hacer ayunar al perro periódicamente y que hay que dejar que se purgue con hierba cuando lo necesite y eso es totalmente cierto cuando el animal no come la dieta adecuada, si le damos carne cruda no necesitará ni de lo uno, ni de lo otro.

Los huesos de pollo, tan sólo son un peligro si están cocidos. Al administrar la carne cruda los huesos dejan de ser un peligro para las perforaciones o impactaciones del tubo digestivo.

En la naturaleza el animal ingiere la carne con algo de pelo o pluma del cadáver. Como no es posible dar pelo o pluma, sustituiremos por salvado de cualquier cereal que posee además mucha vitamina del grupo B.

Los grandes huesos crudos son como cepillos de dientes para los perros. Ejercitan los músculos mandibulares al masticarlos. De entre ellos elegiremos los de costilla de cualquier especie. Jamás cocidos pues pueden perforar el intestino o impactarlo. Se deben dar siempre tras la comida, como postre para que no bloqueen el tránsito intestinal ni generen gases.

El pescado no es un alimento conveniente para la mayor parte de los perros, pero hay razas, como el perro de aguas portugués o los nórdicos que se alimentan exclusivamente de pescado. En tal caso se debe dar crudo. Los mejores son la caballa y el arenque. Hay que espolvorear algo de copos de avena sobre él.

Además de la carne cruda añadiremos algo de VERDURA porque en la naturaleza los carnívoros ingieren también las vísceras, y con ellas algo del verde del estómago de las víctimas.

De entre las verduras hay una que es muy completa para añadir a la dieta; la zanahoria. Rica en vitaminas, depurativa y vermífuga. Se puede añadir horneada, o cocida en agua. También rallada cruda es como actúa contra los gusanos del intestino. Aunque también sirven el boniato y el nabo preparados de la misma forma.

En cuanto a la leche, no es un alimento natural para un adulto y por tanto se le dará con mucha moderación. Bebida en exceso provoca mucosidad y parasitaciones de gusanos. Tan sólo es correcto su uso para el destete de los cachorros, para hembras lactantes o animales enfermos. Por supuesto hablamos de leche entera y sin tratamientos UHT o pasteurización. El otro producto lácteo de elección es el queso fresco o requesón.

La fruta es muy adecuada y conveniente, y muy deseada por ellos sin necesidad de tratamientos previos, bien lavada si es de agricultura ecológica o sin piel si se cultivó con pesticidas.

Los huevos frescos también deben darse de forma ocasional ya que ellos los encuentran en la naturaleza. Deben darse crudos y un poco de su cáscara molida puede ser digerida y asimilada por ellos gracias a sus jugos gástricos potentes y aporta mucho calcio. 

Si cambiamos su dieta, por una más sana, siempre hay que hacer una transición de la comida inapropiada que comió hasta hoy, a la dieta correcta, y se debe dar los primeros días un laxante suave para ayudar a limpiar de moco y comida atascada del intestino.

Por último, y no menos importante, hay que luchar contra el síndrome del perro aburrido que suele ser muy problemático. El ejercicio físico, y el aire libre es fundamental para su salud mental.

Si eres vegetariano y rechazas de plano el uso de la carne, debes saber que se puede mantener el estado de salud óptimo del animal con cereales integrales, huevos, queso, leche y legumbres como garbanzos o soja, preparados para que puedan ser asimilados, aunque hay que recordar que, aunque tú no comas carne, el animal es carnívoro.

Si no quieres abandonar la comodidad de los piensos para alimentar a los perros, ya hay empresas que hacen piensos correctos con carne cruda seca o liofilizada, y con el equilibrio correcto entre proteína y verdura.

En cuanto a los gatos:

El gato obtiene más variedad que el perro del cuerpo de sus presas y por ello su alimentación es más variada. Se alimentan de pequeñas aves y roedores y de sus órganos obtiene granos, frutas y frutos secos ya desmenuzados, deberemos pues imitar al máximo esta situación. Las cuatro normas principales de la crianza natural son:

Alimentos crudos, abundancia de aire fresco y sol, mucho ejercicio activo y la Hierba rastrera y hierba gatera (Nepeta cataria) que es básica para su salud.

Se darán 4 tomas al día igual que en el perro, en las que podemos combinar las tomas de carne CRUDA, troceada de tamaño acorde a su peso, nunca picada. Es excelente la costilla de cordero con hueso y todo, con una cucharadita de salvado natural de trigo, por ejemplo, para compensar la falta de piel y pelo de la carne, y espolvoreada con algas y hierbas.

La inclusión de verduras frescas en la alimentación es vital para la salud. Sirve cualquier hoja de ensalada, cortada muy fina, en juliana, pues el gato tiene dificultad para digerir la fibra. También sirven granos y legumbres crudos picados o machacados, zanahoria rallada, manzana cruda rallada, frutos secos machacados etc.

La variedad es fundamental para la dieta en un gato. Se puede sustituir algún día la carne por pescado, de hecho, tanto como le guste al animal. El fresco recién pescado se debe dar crudo, si no es recién pescado lo herviremos, coceremos al vapor o asaremos, pero siempre ligeramente. No sirve ni frito ni enlatado. Además, podemos dar de vez en cuando también aves o conejos. Siempre crudos salvo si no son del día. En ese caso sumergir levemente en agua hirviendo, aunque hay que procurar que lo ingieran crudo.

Hay que evitar las latas de comida para gatos, pues aportan proteínas, pero de origen barato y llevan conservantes químicos. También el pienso tradicional por muy bien formulado que esté y por mucho que les guste, es antinatural.

Hay que dar de vez en cuando huesos con la carne, pero siempre crudos, como hemos dicho. Los daremos luego de una comida y de forma ocasional.

Si el gato no come la ración, no insistir. En cuanto se aleje definitivamente del plato hay que retirarlo y tirar los restos.

Y además debemos proporcionar hierba gatera, son adictos a ella, y la encontrarás a la venta en tiendas de animales.

El gato mayor es un animal de costumbres. Si le acostumbras a la misma dieta cada día, no aceptará otra cosa de comer y cuando quieras variar su menú será tarde. Lo mejor es acostumbrarlo a muchos sabores, texturas y variedad constantes desde pequeñitos. También es bueno saber que ya hay piensos en el mercado para gatos con carne cruda seca y verdura seca que son más correctos que los tradicionales.

Por último, para el cuidado natural de un gato es fundamental permitirles trepar si no es a los árboles, sí acondicionar la casa para ello, y acondicionar un lugar para que se den largos baños de sol.

Si te interesa verlo entero: está en You Tube

Si te interesa oírlo entero: también en IVOOX

Si quieres oír más programas, los puedes encontrar en esta web

Si deseas una tirada de cartas de animales guía gratuita, haz click aquí

Si eres más de buscar a tus animales de poder con métodos ancestrales, haz click aquí

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
losanimalesmehablan.com