Salud Animal II


Los animales me hablan » Arquetipos Animales » Salud Animal II

Una nueva edición de «El Amor que nos Rodea», la sección de Concha Romero del Toro en el podcast Plumas en los Bolsillos, un programa dedicado a los animales y el bien que hacen a nuestras vidas.

En esta ocasión compartiendo trucos y remedios naturales para prevenir y curar las afecciones más comunes de nuestros compañeros animales.

el amor que nos rodea

Si te interesa comprender mejor a los animales y el amor que son, la sección «El Amor que nos rodea» está inspirada en el curso «Las 7 Leyes de los Animales»

¡Que la conciencia animal os guíe!

Por si eres más de leer:

De nuevo una edición de Salud Animal con nuestra invitada que nos informará sobre interesantes productos naturales y novedosos para curar de forma alternativa a nuestros compañeros animales, así que, por mi parte, aprovecharé esta sección para daros de nuevo, algunos Trucos naturales que podemos realizar en casa para apoyar y colaborar en su salud:

En perros un buen truco para abordar cualquier enfermedad y que supone una parte importante de la curación es realizar un buen ayuno y una desintoxicación interna. El ayuno es curativo porque libera las fuerzas que un organismo dedica al proceso digestivo y se concentra en eliminar las toxinas internas. En la naturaleza, cuando un animal enferma, se abstiene por completo de comer, huye a esconderse a un lugar tranquilo y permanece allí hasta recuperar la salud. Por lo que, en casa podemos imitarlo y hacer que la enfermedad y la convalecencia sean lo más naturales posible. Además, podemos estar atentos pues el animal suele buscar las hierbas terapéuticas que completarán la cura. El perro en concreto suele elegir la hierba rastrera, las hojas de mostaza, las de borraja y las algas marinas.

Sin embargo, este consejo no es válido para los Gatos. Ellos no pueden ayunar porque peligra su salud. Los gatos tienen un hígado muy peculiar si se compara con el del resto de animales, y si dejan de comer, como pasa en una enfermedad, corren el riesgo de padecer lipidosis hepática, que es una degeneración del hígado grave y mortal. Por tanto, ante un gato enfermo haremos todo lo posible para que continúe comiendo. Lo que sí podemos hacer es apoyar la curación facilitándole la hierba gatera y la hierba rastrera, que son las que suele buscar.

Pero volvamos al perro; el ayuno recomendado es de mínimo dos días a base de agua, o agua con un poco de miel en el caso de cachorros muy jóvenes. Para ayudar a la desintoxicación, además, podemos aplicar un laxante por la noche a base de vainas de Senna tipo Alejandría. Tanto las hojas como las vainas de la planta Senna tienen efectos laxantes, pero las vainas son menos potentes que las hojas y por eso son más recomendables, porque queremos un efecto suave que no empeore al animal. La planta se ha utilizado en la India desde hace miles de años como un laxante. Se puede encontrar en cápsulas y tabletas, en bolsitas de té y té a granel, y en extracto líquido en las herboristerías.

Y usaremos este laxante nocturno de vainas de Sena de esta forma; pondremos por la mañana tres vainas a remojo en dos cucharadas de agua porque ha de estar al menos 7 horas, con una pizca, un pellizquito apenas de jengibre en polvo. Si no hay Sena, usaremos otro laxante que nos recomienden, pero es mejor no usar laxantes aceitosos como el de ricino o excesivamente fuertes. Lo daremos de noche con una jeringuilla por boca para que haga efecto por la mañana.

En un animal adulto el ayuno debería durar hasta que desaparezca la fiebre porque administrar alimentos durante el proceso febril impide o retrasa la curación. Pero si el animal pierde peso corporal y no queréis seguir con el ayuno, podéis darle miel y zumos frescos de, por ejemplo, uva y manzana, o de pomelo y grosella negra, (pero nunca naranja o tomate) porque los zumos nutren y se digieren sin esfuerzo. Le daremos un par de jeringuillas de 5 mililitros a las horas de las comidas si no los quiere, o en su plato si tiene hambre.

El ayuno contribuye a la desintoxicación interna. Durante un ayuno se queman los depósitos grasos inútiles que contienen impurezas hasta la limpieza total. También se eliminan las mucosidades y toxinas del aparato respiratorio y del intestinal. De ahí su importancia.

Al contrario de lo que todos pensamos, el alimento no proporciona fuerza durante un estado febril, sino que lo entorpece. Un estado febril es una oportunidad drástica de limpieza interior y hay que respetar los tiempos de curación. El único cuidado nutritivo que daremos es que no le falte agua potable de calidad. La regla es seguir con el ayuno mientras la temperatura corporal supere los 39,5.

Aparte del ayuno y el laxante suave, podemos hacer más cosas, podemos ayudar a la limpieza interior con antisépticos naturales a base de ajo machacado y bañado en infusión de romero, todo exprimido y colado. Daremos este desinfectante interno de ajo y té de romero por la mañana y por la noche; en una jeringuilla de 5 ml.

En cuanto la temperatura mejore y baje la fiebre; podemos finalizar el ayuno dándole infusiones de hierbas de salvia, tomillo y mejorana. Podemos ya reducir la cantidad de laxante nocturno, pero continuaremos administrando dos veces al día el té antiséptico de ajo y romero. Podemos considerar al animal convaleciente en vez de enfermo e iniciar poco a poco la alimentación sólida con pescado blanco cocido ligeramente al vapor, que es el primer alimento proteico ideal que podemos dar a un perro convaleciente, al que seguirán progresivamente los alimentos sólidos de su dieta natural, con la carne cruda incluida.

Esta dieta de ayuno depende de la temperatura del animal, los primeros cuidados han de durar tanto como la temperatura alta y los de convalecencia se iniciarán en cuanto se normalice la temperatura. El final del ayuno no es carta blanca para darse un atracón, ha de ser cuidadoso y suave.

Es importante sacar al perro o al gato al aire libre, y que vuelva a hacer ejercicio.

Para recuperar el tono vital se puede dar lo que se llama una galleta tónica; explico lo de galleta. Cuando digo galleta me refiero a fabricar un soporte para dar hiervas beneficiosas a los animales; es decir, por ejemplo, en este caso; mezclar hierbas tonificantes como camomila, tomillo, ruda, clavo, jengibre, todas en polvo y liar esta mezcla con miel y harina de trigo integral hasta hacer una bola. Dividir la bola en forma de tabletas del tamaño adecuado para que pasen por su garganta y dar una cada día. Almacenar el resto en un tarro de cristal en la nevera.

Una pregunta que me hacían mucho cuando estaba en consulta era sobre la alimentación correcta de los cachorros huérfanos, pues los biberones eran de leche de vaca y esta leche, comparada con la leche materna de la perra contiene demasiada agua, mucha lactosa que es demasiado azúcar y menos grasas y minerales. Por lo que siempre les recomendaba adecuar la leche de vaca a las necesidades de los cachorros, ya que esta es la causa de que dicha leche les produzca a veces diarreas.

Si en un vaso ponemos un tercio de leche de vaca normal de la nevera (100 ml), otro tercio de nata para cocinar sin azúcar al 12% materia grasa aproximadamente, y una yema de huevo cruda, sin la clara, imitamos la concentración y cantidad de grasas y minerales de la leche de la perra, porque la hacemos menos diluida, rebajamos la lactosa y aumentamos las grasas y los minerales de forma natural. En el caso del gato también podemos usar esta fórmula.

También podemos hacer cositas por las perras gestantes. Para empezar, existe la creencia popular de que el único cuidado que requieren es la sobrealimentación, pero es antinatural y desemboca en cachorros pesados e inactivos que dan problemas a la hora del parto. A veces se les receta minerales o vitaminas químicas que osifican en exceso el esqueleto de los fetitos y también dan problemas a la hora del parto.

Además, la salud de la futura camada depende mucho de la salud de la madre durante la gestación, por tanto, es fundamental la alimentación natural de la madre para que el futuro cachorro no sea propenso a parasitaciones, ni diarreas de tipo parvovirus.

Una vez preñada, la dieta más que nunca debe consistir en alimentos CRUDOS, sobre todo, en carne cruda. A mitad de embarazo, hacia la cuarta semana, la perra rechaza la comida y se autoimpone un ayuno. Hay que respetarlo, luego volverá el apetito normal y hasta incluso aumentado. Entonces nos daremos cuenta de que una perra saludable requiere menos alimento que otra en mal estado de salud. De hecho, una de las pruebas de fuego para averiguar si un pienso es de buena calidad o no, es el sobreesfuerzo de la maternidad. Si un pienso no lleva suficientes nutrientes, se come más cantidad para compensar y tras el parto la perra se queda en un estado de delgadez extrema por el esfuerzo de la lactación. Si el pienso es digestible y equilibrado no comerá de él más que lo necesario y tras el parto conservará su peso y su vitalidad.

Por eso, lo mejor es dejarse de pruebas y elegir la dieta de carne cruda, que es natural y la más digestible. Si queréis más información sobre la dieta cruda, volved a escuchar mi sección del 11º programa, que fue el 1º sobre Salud Animal. En ella doy consejos acerca de este tipo de alimentación que es la base de la salud en animales carnívoros como el perro y el gato.

De lo que sí aumentaremos el consumo durante la gestación es de leche cruda y fresca (y con cruda me refiero a sin tratamiento UHT o pasteurización) pero como ese tipo de leche ya es muy difícil de conseguir, podemos darle yogur, para asegurar el aporte de calcio correcto, y abundante agua pura asequible día y noche. También deberemos aumentar el consumo de minerales naturales con algas marinas en polvo y/u ortiga. El alga de elección será la Espirulina, de venta en cualquier herboristería. La debemos espolvorear sobre la carne cruda.

A lo largo de toda la gestación es conveniente dar de vez en cuando algún antiparasitario natural a la madre, porque debido al ciclo normal de los parásitos del perro, no podemos evitar que los huevos de los gusanos circulen por la sangre de la perra y acaben en el intestino del fetito mientras está en la placenta. Por eso se desparasita a todos los cachorritos con la vacunación, porque ya nacen infestados. Os recomiendo el ajo, el cardo mariano, la semilla de pomelo y de calabaza, la raíz de genciana, la mirra, y la raíz de cúrcuma todo machacado y mezclado con la miel y la harina integral, en bolitas para tragar.

A partir de la octava semana de gestación, ya cerca del parto, se debe suavizar la alimentación para que la perra tenga un parto fácil y rápido. Se reducirá la ración de carne y se aumentará la leche fresca cruda o el yogur hasta el parto, en el que tan sólo daremos leche cruda o yogur a la perra, siguiendo esta dieta hasta varios días tras el parto. En esa semana pre y post parto no debería ingerir alimentos sólidos, eso reduce drásticamente las complicaciones en el parto pues las fuerzas usadas para el proceso de la digestión se liberan y se ponen a disposición del parto. De hecho, es muy frecuente que sea la propia perra la que ayune voluntariamente el día del parto y las veinticuatro horas siguientes.

Hay una hierba excelente para la gestación y el parto saludables; la hoja del frambueso silvestre. Es una hierba conocida desde la antigüedad como tonificante de los órganos reproductores. También sirven los brotes del frambueso silvestre y del rosal bravío, la camomila o manzanilla, la matricaria y el poleo. Podemos hacer infusiones, dejarlas enfriar y administrarlas con jeringuilla.

Además de las hierbas y los requerimientos dietéticos, es fundamental el ejercicio físico unas dos horas al día en libertad.

En cuanto a la perra lactante, daremos la dieta de la gestante incrementando las cantidades. Lo que aumenta la producción de leche de la perra es; la leche cruda no pasteurizada de vaca o de cabra, o el yogur en su defecto, la zanahoria cruda rallada (o si no puede ser, cocida triturada), dátiles picados, algas marinas en polvo, melaza, miel, huevos crudos, té de linaria y los piñones, también la planta del malvavisco, el hinojo y la borraja (las tres en infusión) y por supuesto, el agua potable y pura en abundancia.

Si damos un ajo machacado en las galletas de miel y harina integral, a diario, a la madre lactante, conseguimos desparasitar a los cachorros a través de su leche.

Si continuamos mezclando algas en polvo con la ración diaria de carne prevenimos la carencia de calcio y yodo y los problemas de postparto de la perra asociados como la eclampsia.

Cuando destetamos a los cachorros, la leche suele desaparecer de la mama de la madre de forma natural, pero si no lo hace podemos dar infusión de menta común tres veces al día o zumo de pepino crudo dos veces al día. También masajes de aceite alcanforado (Vichs Vaporub sirve) en forma de masaje en las mamas hinchadas y doloridas los primeros días y luego continuar con masajes de vinagre caliente hasta la normalidad.

Después del destete, podemos hacer nuestro propio antiparasitario para los cachorritos con el método de la harina integral y la miel. Mezclando ajo crudo machacado, ruda fresca, aceite de eucalipto, ajenjo fresco, pimentón picante y jengibre en polvo o crudo. Machacar y mezclar todo bien y liar con la miel y la harina integral. Hacer galletas del tamaño de la garganta del animal para que puedan ser tragadas sin molestias. Introducir una en la garganta para ser tragada entera cada día. Guardar el resto en un tarro de cristal en la nevera.

Continuaremos dando las galletas desparasitantes (las que han sobrado del primer día) y añadiremos a la dieta sólida de los cachorros alimentos como coco crudo rallado, la zanahoria cruda rallada, granos crudos de calabaza molidos, granos crudos y cortados de papaya, granos de uva y pipas de melón enteros, y ajo crudo picado finamente. No todos a la vez, alguna cosa cada día, porque todos son buenos expulsando parásitos. Lo que adoran los gusanos parásitos en los intestinos son las grasas, los azúcares y la leche, y una forma de combatirlos sería eliminar esto de la dieta del cachorro.

A los quince días es normal cierta reinfestación en el cachorro por el ciclo natural del parásito. Se puede repetir el tratamiento. Se puede, esta vez dar las galletas durante más de 18 días, ya que es inocuo y tonifica en vez de desmejorarlo.

Si el que está parasitado es un animal adulto, podemos darle también la galleta antiparasitaria, pero es fundamental hacerla con el ajo crudo machacado a altas dosis. También añadiremos mucho pimentón del picante y jengibre, ambos sustituibles perfectamente por salsa de tabasco, unas 20 gotas, con la harina y la miel. Y para profilaxis simplemente rociar la comida diaria con dos gotas de tabasco un par de veces al día.  La granada posee un ingrediente activo que elimina y expulsa los parásitos, en la piel y la corteza del fruto. Se pueden añadir a la galleta.

Y estos son los pequeños consejos que os doy en esta ocasión para ayudar a mejorar la salud de nuestros compañeros animales.

Si te interesa verlo entero: está en You Tube

Si quieres oír más programas, los puedes encontrar en esta web

Si deseas una tirada de cartas de animales guía gratuita, haz click aquí

Si eres más de buscar a tus animales de poder con métodos ancestrales, haz click aquí

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
losanimalesmehablan.com