El Gato Negro


Se acerca Halloween y en esta nueva entrega de «El Amor que nos Rodea», la sección de Concha Romero del Toro en el podcast Plumas en los Bolsillos, lo celebramos con un programa dedicado a los gatos negros, y demás supersticiones con animales, titulado: El Gato Negro.

Esperamos que lo disfrutéis!

el amor que nos rodea

Por si eres más de leer:

El Gato negro, animales y supersticiones:

La humanidad siempre ha lidiado con el misterio, que poco a poco se va desentrañando y acaba formando parte de la ciencia o el arte, pero siempre queda misterio y el humano de épocas pasadas, como los niños, rellenó este misterio, esta falta de conocimiento con fantasía, porque el Ego trató de darle una explicación a lo desconocido que resultó inmadura e incompleta y así nació la superstición. Con los animales hay mucho misterio, intuimos que son asombrosos, que debajo de sus comportamientos hay una sabiduría y una conciencia increíble, pero al no poder racionalizarlo, el Ego rellena los huecos con ese tipo de pensamientos.

El mejor ejemplo es el Gato negro. El Gato simboliza la escucha activa y centrada, porque él escucha con su propio cuerpo y al mirarnos con atención consciente, sentimos que nos ve muy adentro, que a esa mirada no hay nada que podamos ocultarle, y eso nos da miedo. Además, el negro es el color que evoca todo lo oscuro, las sombras en las que medran monstruos y fantasmas, nuestros propios miedos, que nos asustan.

El Gato como símbolo, nos asusta si no comprendemos qué hay detrás, pero además si es negro evoca la sombra, y ambos son misterios que el humano del pasado rellenó con pensamientos inmaduros que hoy llamamos supersticiones:

Del Gato negro se dice que, si se cruza en tu camino, de derecha a izquierda, tendremos mala suerte, aunque depende de la región, ya que en algunas zonas la mala suerte se da cuando se nos cruza de izquierda a derecha,también se diceque es el compañero o el familiar de las brujas, (que, por cierto, la figura de la bruja es otra superstición acerca de mujeres sabias, muy conectadas con su intuición y telepatía, mujeres independientes que no encajaban en el estrecho marco que la sociedad les adjudicaba, pero al hemisferio mental que trata de comprender todo racionalmente, le dan miedo las capacidades del hemisferio derecho, eso de comprender algo sin usar la razón, de acceder a información porque sí, asusta a quien sólo admite explicaciones racionales y terrenales, y nuevamente se rellenan los huecos de ignorancia con creencias infantiles, demonizando a quien accede a esas capacidades porque dan miedo, y por eso se las persiguió con el mismo afán que a los gatos negros.)

Se dice que las brujas hacían pócimas de amor disolviendo uñas de gato en un poco de agua. También se dice que una mujer que haya pisado la cola de un gato ha de esperar un año para casarse.

El gato es el animal con más supersticiones a sus espaldas… por ejemplo, lo de las 7 vidas viene de los egipcios seguramente por su habilidad de sobrevivir a caídas increíbles, pues tienen la destreza o el instinto de darse siempre la vuelta y caer de pie.

En el antiguo Egipto eran usados contra las plagas e infestaciones de ratas, por ello, estos animales eran sagrados, y solían consagrarse a las deidades Bast y Pasht.

La primera representaba los aspectos gentiles del gato, y la segunda los aspectos agresivos; la idea de las 7 vidas de los gatos quizás también proviene del mito egipcio de que esta diosa tenía nueve vidas. Entre los egipcios, un gato negro era de buena suerte, y los médicos usaban la figura de este animal para promover sus servicios.

Al morir, los gatos eran momificados y enterrados en el templo de Bast mediante una gran ceremonia y privar de la vida a un felino se castigaba muy duramente.

Los gatos también han estado presentes en las mitologías celta, china y nórdica, relacionados con poderes ocultos o como figuras de guardianes.

Pero en la edad media la iglesia católica, en Europa, dijo que eran demoníacos, y fueron perseguidos, incluso se quemaban en las hogueras de san juan, y su extinción propició la peste bubónica, una grave enfermedad transmitida por las ratas.

Respecto a la creencia de que los gatos negros son portadores de buena suerte, en el Reino Unido y otros lugares de Europa se considera afortunado cruzarse con un gato en el camino o que este entre en la casa de una persona.

En ciertas regiones de Yorkshire, en el norte de Inglaterra, las esposas de los pescadores tienen gatos negros en casa para asegurar que sus maridos vuelvan sanos y salvos. Y en el sur de Inglaterra, si un gato se cruza en el camino de una mujer recién casada es augurio de un matrimonio feliz.

Pero hay muchísimos más animales relacionados con extrañas supersticiones:

Por ejemplo, las aves en general suelen ser augurio de muerte: Porque no siempre las aves nos han inspirado admiración, algunas de las supersticiones alrededor de estos animales es que si una vuela dentro de tu casa alguien morirá pronto.

El ave portadora de muerte más famosa es la lechuza o el búho por su relación con lo intangible, que nos potencia ese miedo a lo desconocido, que se traduce en pensamientos supersticiosos como éste; se dice que cuando la lechuza ulula, puedes saber que pronto habrá una muerte.

Y es porque, volar ha sido visto como algo mágico hasta que la ciencia investigó el porqué del vuelo, también porque lechuzas y búhos son aves nocturnas, ven en la oscuridad como en un día claro, y tan silenciosas como los fantasmas, y al igual que el gato, intuimos que están en contacto con fuerzas que no son de este mundo, e igual que el gato, su mirada penetra en nuestro interior viendo lo que no vemos de nosotros mismos y eso ha generado mucho miedo y se han rellenado muchos huecos de ese misterio con pensamientos supersticiosos.

La Superstición, podríamos también decir, que es una forma de explicar desde la mente, las cualidades espirituales o del hemisferio derecho que tenemos habitualmente dormidas, y tiene que ver con llevar el misterio al miedo más primigenio, que es el miedo a enfermar o morir, y ese miedo centra todos nuestros actos y nos insta a malinterpretar lo desconocido o lo incomprensible con estos pensamientos. Es una forma de sobrevivir a los peligros con creencias, no va desencaminado, porque la mente tiene un poder de manifestación enorme, mayor del que nos creemos, pero con la superstición se hace un mal uso, porque se intenta dar una explicación de lo simbólico con creencias inmaduras.

Para liberarnos de la superstición debemos explorar el miedo del hemisferio mental a las capacidades del otro hemisferio.

Más ejemplos, de creencias en mala suerte:

Hoy en día aún decimos “lagarto, lagarto” para ahuyentar malos presagios, o el “por si las moscas”, y quizás todo venga de la 4º plaga del éxodo, en la Biblia.

Las moscas, en general, en todas las culturas despiertan asco porque la gente las asocia con suciedad, bacterias y enfermedades. Los gallegos creen que las moscas son, en realidad, brujas convertidas cuyo objetivo principal es molestar a todos y hacer daño. Hay quien dice que a veces las moscas, cuando zumban, anuncian una visita. Otros afirman que durante la noche de San Juan las brujas reparten enjambres de moscas correspondientes a cada casa con el fin de que molesten a sus habitantes y animales que les pertenecen durante el verano. En general, las personas supersticiosas también tratan a este insecto como símbolo de lo malo, o incluso como servidor del diablo. Se cree que las moscas escuchan lo que decimos y se lo comunican a los malos espíritus y a los demonios. Por eso, cuando están cerca de nosotros, debemos tener cuidado con lo que decimos y hacemos. En realidad, la mosca nos habla simbólicamente de la mente distraída o dormida y quizás de ahí venga la superstición, porque ir distraído es la fuente de todos los males, entre comillas.

En cuanto al Lagarto: Se dice que para que el dinero fluya, se debe llevar un lagarto dentro del zapato derecho. Quizás por eso se lo invoca ante el peligro de mala suerte. Sin embargo, el lagarto es un animal siniestro para una novia. Si ve uno en el camino a la iglesia, su matrimonio será infeliz.

En cuanto a las Arañas: Se cree que ver a una araña tejiendo su tela nos traerá buena suerte, pero sucederá lo contrario si rompemos su tela o si la matamos, especialmente si lo hacemos por la noche. Limpiar las telarañas de las casas es sacar la fortuna de ellas. Ver una araña subir a su red es una buena señal, y encontrar una araña en tu ropa es un aviso de llegada de dinero.

En Finlandia creen que, si matan una araña, al día siguiente lloverá.

Todas creencias que pueden llegar a formarse en nuestra realidad por la capacidad enorme de manifestación que tiene nuestro pensamiento, es decir, que “lo que crees, creas”, pero no porque el animal sea el emisario de esos augurios en sí.

La biblia es responsable de muchas de estas supersticiones, porque, entre otras cosas, clasifica a los animales entre puros e impuros; de hecho, el desprecio por el cerdo viene de ahí, quizás por eso la palabra cerdo siempre es un insulto.

También la biblia, hizo de la serpiente la más odiada y temida, se cree que acuden a robar la leche de las que amamantan, o deshacen la leche de la nueva madre, y hay montones de conjuros de hechicería con culebras o escamas de serpiente, de hecho, la virgen maría pisa su cabeza porque no peca, donde la serpiente representa el veneno, la toxina y por tanto el pecado.

El tema de la culebra o serpiente, aparece en muchos monumentos prehistóricos. Los celtas adoraban a la serpiente. En las creencias populares las culebras son guardianes de tesoros. Muchas personas creen que se enroscan en ellos e incluso llegan a tener la piel de oro y cuando se hacen viejas, adquieren la capacidad de volar.

Se cree que Dios castigó a este animal por sus culpas dejándole sin patas. Desde aquel momento, ese reptil se ve obligado a reptar o arrastrarse, como símbolo de que el lado tierra nos domina y las pasiones nos arrastran a ella. En general, se sigue teniendo mucho miedo a ellas. Aunque a veces, encontrar una serpiente en el camino trae mucha suerte o trae el mensaje de vencer las dificultades. Según otra superstición, ver una serpiente comiendo, presagia recibir una suma de dinero. Se dice también que las serpientes nunca muerden a las mujeres embarazadas. Además, la cabeza y los dientes de este reptil traen suerte a los que participan en los juegos de azar. Se comenta también que la piel de serpiente ayuda a curar el reuma.

Hay muchas supersticiones que relacionan animales con las brujas, (esas mujeres en contacto con su hemisferio derecho): como, por ejemplo, con murciélagos, sapos, culebras, porque todos ellos son animales feos y grotescos, y lo feo se relaciona con lo malo y nos da miedo. Todo ello mezclado con la nocturnidad, las cuevas, y las pócimas, todo lo oscuro, que también nos asusta.

De hecho, las ranas y los sapos son los favoritos de las brujas: En los cuentos para niños, es muy común que las brujas tengan un caldero hirviendo para elaborar pócimas malévolas y casi siempre el ingrediente secreto para que surta efecto el hechizo son los ojos o las patas de un sapo o una rana. Pero la superstición más popular alrededor de las ranas y los sapos es que si las tocas te pueden causar verrugas, porque algunas están cubiertas de protuberancias; sin embargo, la realidad es que las verrugas suelen aparecer por algunos virus, en particular el del papiloma humano, pero el desconocimiento hace creer que las ranas y los sapos son los culpables.

En países como china todavía hoy, las supersticiones son muy peligrosas porque conllevan la matanza de animales: en la medicina tradicional china, hay una serie de creencias que otorgan a ciertos animales cualidades mágicas que sanan las dolencias y eso favorece toda una industria de caza furtiva de especies que ya están en peligro de extinción, como el pangolín por las escamas, el rinoceronte por los cuernos o el tigre por los huesos.

Pero también hay animales portadores de buena suerte:

Por ejemplo, los albatros traen buena suerte a los marineros: Los miembros de las tripulaciones de antes, creían también que los albatros volaban cerca de los barcos porque eran los espíritus de marineros que se habían ahogado en el océano. 

La pata de conejo, trae buena suerte, (aunque no para el conejo), pero, sin embargo, entre los marineros es una palabra maldita que no se pronuncia, porque se le acusaba al pobre animal de roer los barcos y provocar naufragios terribles.

La mariquita siempre trae buena suerte y prosperidad, porque es conocida por alimentarse de los insectos y parásitos de las cosechas, y si aterriza en tu mano, elimina malas energías y elementos hostiles.

El caballo también siempre ha sido portador de buena suerte: inhalar su aliento cura la tosferina, trenzar su cola te protege de las brujas, y por último encontrar una herradura atrae el dinero.

Los Cisnes: Son una especie que se empareja de por vida. Por ello, antiguamente, las mujeres cosían una pluma de esta ave en la almohada de su marido, ya que ello les aseguraba su fidelidad.

La cigüeña es otro pájaro que en todas partes despierta emociones positivas. Desde tiempos muy remotos la cigüeña se asociaba con el renacimiento de la naturaleza después del invierno y también con el principio de una vida nueva. Por esta razón, se cree que estos pájaros traen a los recién nacidos. Se dice también que, si en el nido construido sobre el tejado de una casa se ve una pareja de cigüeñas, en esta casa pronto nacerán niños y que todos sus habitantes serán felices y afortunados.

Se cree que las cigüeñas son ángeles protectores convertidos, cuya misión es proteger las casas ante todo tipo de males y desgracias como: relámpagos, fuego o inundaciones y para invitarles a que coloquen su nido sobre el tejado de una casa, sus dueños ponen encima de ella una rueda de carro.

Menos conocidas son las supersticiones sobre el perro, pero también hay: por ejemplo, que, si uno pasa entre dos amigos, anuncia que se pelearán, o lo de lavarse con leche de perra la cara que nos quita las pecas. O la de que cuando alguien se pone legaña de perro en los ojos, podrá ver espíritus y al mismo diablo. 

En la mitología griega, los perros eran compañeros de las diosas Artemisa y Diana, guardaban las puertas del inframundo y ayudaban a recibir las almas de los muertos.

Entre los celtas, la diosa Epona era representada con un perro en su regazo. Y se dice que Quetzalcóatl, el dios azteca, tomó la forma de un perro para entrar en la tierra de los muertos; hay versiones que afirman que el dios perro Xólotl era su hermano gemelo.

La idea de que los perros aúllan para anunciar la muerte de una persona proviene de una antigua tradición semítica. Según esta, los perros pueden ver cuando se acerca el ángel de la muerte, y por eso reaccionan de esa manera.

Hay muchas creencias que relacionan a los perros con el más allá…

La costumbre de que el esposo alce en brazos a una mujer recién casada antes de cruzar el umbral de la casa en la que ambos vivirán, tal vez provenga de una costumbre asiria en la que se enterraba la imagen de un perro en la entrada de la casa y alzar a la esposa en brazos mostraba al guardián del hogar que la recién llegada era bienvenida.

Una antigua creencia egipcia dice que, si un perro lame la herida de un hombre, esta sanará, es una superstición que la ciencia más tarde ha demostrado ser cierta por las propiedades antisépticas de la saliva del perro.

En cuanto al lobo, en la actualidad se le rinde culto como animal totémico. Aunque, en el pasado fue todo lo contrario. Las primeras asociaciones relacionadas con el lobo eran sumamente negativas porque popularmente se creía que era un animal peligroso, salvaje, sanguinario y feroz. Este convencimiento está demostrado en muchas expresiones populares y dichos como «No despiertes a la bestia», «Mejor no menearlo» o «No te metas en la boca del lobo». En Fábulas, cuentos y leyendas lo describen como un animal engañoso que siempre termina devorando a su víctima.

Quizás todo venga de los cristianos, que decían que el lobo acosaba y castigaba a cualquiera que no mostrara suficiente fe.

Hay muchísimas más supersticiones relacionadas con animales, pero todas hacen referencia a lo mismo, que lo desconocido asusta, que rellenamos esos huecos vacíos con creencias, muchas veces inmaduras, que hacen un flaco favor al animal real, un ser que sabe el secreto de la vida en armonía con el entorno, y dotado de una conciencia extraordinaria.

Si entramos en contacto con nuestros miedos y los hacemos nuestros amigos, dejaremos de temer a los misterios y usaremos las creencias de un modo más constructivo, accediendo al secreto de la vida en armonía con el entorno de la que los animales ya disfrutan, y seremos capaces de percibir el amor que nos rodea, en vez de inventar creencias infantiles.

Si te interesa verlo entero: está en You Tube

Si te interesa oírlo entero: también en IVOOX

Si quieres oír más programas, los puedes encontrar en esta web

Si deseas una tirada de cartas de animales guía gratuita, haz click aquí

Si eres más de buscar a tus animales de poder con métodos ancestrales, haz click aquí

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
losanimalesmehablan.com